El exterior del libro: elementos y partes fundamentales

Nos gusta ayudar a los escritores que quieren autopublicar sus textos, que quieren decidir de forma personal cómo va a ser su libro y no someterse a las condiciones que las casas editoriales imponen o negocian en el mejor de los casos. Porque nos gusta apostar por los escritores que creen en ellos mismos, en su escritura y no piensan parar hasta conseguir sus sueños. Y, además, porque sabemos que toda historia merece una oportunidad, siempre hay lectores que necesitan los textos que pensamos que no llegarán a nadie. Por eso, hoy dedicamos este artículo a todos los escritores que están tomando decisiones sobre su futuro libro o a los que las tomarán dentro de poco. Vamos a ver qué elementos y partes externas son fundamentales en todo libro, las cuales hay que cuidar y trabajar con mucha atención.


Elementos fundamentales del exterior de un libro


Trabajar la parte exterior de un libro requiere de un tiempo. Queremos decir, que es fundamental que cuando vayas a trabajar con los profesionales de la edición de tus textos, céntrate en organizarte y en saber qué exterior quieres para tu libro. Una de las ventajas fundamentales que tiene la autopublicación es que tú decides la estética de tu libro, en este caso vamos a centrarnos en la exterior.

Por eso, te aconsejamos que antes de dar los pasos a locas y sin pensar, que te pares y te centres. Piensa que el exterior de un libro es lo primero que se ve y, para bien o para mal, eso puede determinar las ventas y el acercamiento a un mayor número de lectores. Así que es fundamental que prestes atención al exterior de tu libro, que lo trabajes, que pidas consejos si te parece. Se trata de conseguir un texto personalizado, un texto de acorde a tus preferencias, un texto que te guste mucho, pero que también guste a tus lectores.

Vamos a empezar con una serie de elementos que debes considerar detenidamente, que debes plantearte y pensarlos bien, con mucha calma y seriedad, antes de dar pasos de los que después puedas arrepentirte. Para empezar debes de tener en cuenta que todos estos elementos deben estar inspirados en la historia, es decir, que es aconsejable que tengan cierta relación con el contenido de tu libro:

—Mucho cuidado con el color del libro. Es fundamental que el color que elijas sea de lo más adecuado, a tono con la historia. Igual no es muy aconsejable para una historia de terror usar como color el rosa, por poner un ejemplo. Hay que ser cautelosos con esto. También con colores que puedan ser muy agresivos y que no inciten a la lectura, sino más bien lo contrario. Por eso, es fundamental que lo pienses. Mucho más si has decidido poner más de un color, ten mucho cuidado y hazlo con mucho respeto porque es un tema complejo y delicado;

—cuidado con la foto o dibujo que vayas a poner como primer elemento que verán tus lectores. Es fundamental que guarde una cierta relación con la historia, pero nos parece igual de importante que sea alguna imagen que para ti tenga importancia, si puede ser una historia personal. Eso siempre se transmite y cuando expliques a tus lectores el porqué la pusiste, te acercarás mucho más a ellos;

—el tipo de letra que escojas es también importante. Primero por el tamaño: no cargues mucho el exterior del libro y ten cuidado, porque también puede convertirse en un elemento muy agresivo. Su elección dependerá de la foto o dibujo elegido. El color debe ser también importante: debe ir bien con el color de fondo y con el color de la fotografía o dibujo, cuida eso. Por último, el dónde las colocas: si pisan la foto, si las pones en un lado y no se ven lo suficiente... Controla mucho este tema y aunque tu diseñador o maquetista podrá ayudarte y darte consejos, hazlo como realmente te guste a ti, pero ten en cuenta todos estos elementos;

—el título del libro es esencial. Es una de las elecciones más difíciles y complejas, lo sabemos, por eso debes dedicarle un tiempo a pensarlo. Si lo tienes muy claro y quieres,por encima de todo, ponerle un título determinado a tu libro, estupendo por ser una decisión personal, pero si no lo tienes tan claro medítalo. ¿Has pensado si llevará subtítulo también? Además, es fundamental que controles dónde lo vas a colocar dependiendo de todos los elementos anteriores;

—pide a alguna persona que se dedique a eso o que escriba bien que se lea tu libro y que te redacte la reseña que debe llevar en la parte posterior. Que el tamaño sea acorde con las medidas de tu libro, también la letra, el color, etc., que tenga una relación con todos los elementos ya vistos;

—el ISBN, no te olvides del elemento fundamental que tiene que tener tu libro para poder venderlo de forma legal. Sabes que debes tener un código de barras para ponerlo en tu libro de forma obligatoria.


Las partes externas del libro


Todo libro está compuesto por una serie de partes que debes conocer cómo se llaman y qué características tienen cada una de ellas. Si necesitas ampliar información al respecto, Mariana Eguaras te lo explica estupendamente en su libro Publicar con calidad editorial. Cuatro pilares de la producción de un libro. Veamos cada uno de ellos detenidamente:

—La tapa: también la verás llamada cubierta. Es la parte exterior delantera de tu libro, lo primero que mira con detenimiento tu lector. En esta debes poner siempre, de forma obligada, tu nombre de autor y el título y posible subtítulo de tu libro. Hay escritores que deciden ponerle alguna frase inspiradora con la intención de captar la atención del lector, pero ten cuidado y no la cargues demasiado. Juega con todos los elementos que hemos visto anteriormente y decide cómo quieres que sea la tapa. Te recomendamos que sea lo más simple, ya sabes que el mejor estilo es el más sencillo, pero tú decides.

—La contracubierta: es la parte trasera de tu libro, en la que te hemos recomendado que pongas esa reseña que le va a permitir a muchos lectores saber qué historia les estás ofreciendo. Por eso, escritor, no lo olvides, es un elemento que te hará llegar a personas que no te conocen. ¿Y vas a poner un código QR? Piénsalo bien, en caso de que lo hagas, búscale el sitio adecuado en la parte trasera, quizá, porque en la delantera quedaría más descuadrado a nivel estético. Hay autores que también ponen una foto suya en esta parte. Ya verás si queda demasiado cargado el libro así.

—El lomo: se trata del lateral del libro, parte en la que se unen la tapa y la contracubierta. En esta parte es bueno que aparezca el título del libro y el nombre del autor, para que si lo ponen en una repisa o junto a otros libros, el lector te localice. Si has puesto subtítulo y cabe, ponlo aquí también. Sería bueno que si se trata de una serie, que añadas el número del libro dentro de la colección. En resumen, en esta parte debes añadir todos los datos fundamentales del libro que puede necesitar un lector para reconocerlo y abrirse a cogerlo y leerlo, si lo mira desde esa perspectiva. Tú decides en qué direccción colocas las letras.

—Las solapas: hay autores que deciden ponérselas a sus libros y, la verdad, es que sirven mucho para descargar de elementos la tapa y la contraportada. Como sabes, hay una en la parte delantera y otra en la parte trasera del libro, en las que puedes colocar la reseña del libro si lo deseas, un breve texto sobre el escritor y sus libros publicados; podrías colocar aquí también el código de barras y el posible código QR, si vas a poner tu web o blog, o todo lo que quieras poner. Normalmente suele ponerse en la solapa de la tapa todo lo relativo al autor; en la solapa de la contracubierta, los elementos más comerciales. Pero, como en todo el proceso de edición, queda en manos del escritor.

Share This Post: